domingo, 7 de abril de 2019

Resumen de la 8ª jornada de las V JIDAV. Día de las Vías Pecuarias.

Cartel del Abrevadero de las Pocicas
(Parque Regional Sierra de la Pila, Abarán).
El domingo 7 de abril se clausuraron las V Jornadas de Investigación y Divulgación sobre Abarán y el Valle de Ricote a través de una ruta guiada por el Cordel de las Pocicas y Cueva de la Excomunión (Sierra de la Pila, Abarán), con la que las asociaciones “La Carrahila” y Caramucel, naturaleza e historia han querido sumarse a la celebración del Día de las Vías Pecuarias, jornada a nivel nacional promovida por la Plataforma Ibérica por los Caminos Públicos (PICP) y Ecologistas en Acción. 

Abarán es el municipio del Valle de Ricote que mayor densidad de vías pecuarias registra, con más de 80 km. Es la red de caminos públicos más antigua, en la actualidad, amenazada. La historia de las vías pecuarias tiene su origen en la trashumancia. Los pastores trasladaban a los ganados aprovechando los pasos más practicables (puertos de montaña, vados de ríos...). Así se creó una red de comunicaciones en la Península Ibérica, las vías pecuarias, cuya existencia y uso aún se conserva. Sin embargo se encuentran en un alarmante estado de abandono, a causa de usurpaciones, ocupaciones, construcciones públicas y privadas, cierres, falta de uso y deterioro generalizado. Esta red de vías pecuarias, tan arraigada en nuestro paisaje, forma parte de nuestro patrimonio cultural.

Por ello, desde las organizaciones convocantes del "7 de abril, Día de las Vías Pecuarias", se reclama a las administraciones que, tal y como señala la Ley de Vías Pecuarias de 1995, se obligue a las Comunidades Autónomas a su protección: clasificación, deslinde y amojonamiento. Y que se vigile el buen uso y se actúe contra quienes cierran y usurpan nuestras vías pecuarias.

Cartel informativo del recientemente rehabilitado Abrevadero de las Pocicas.
El Abrevadero de las Pocicas fue rehabilitado por Caramucel, naturaleza e historia y
por la Consejería de Medio Natural (CARM) hace escasos meses.
Comienzo del itinerario interpretativo por el Cordel de las Pocicas y Cueva de la Excomunión.

Poza de la Tía Catalina (Parque Regional de la Sierra de la Pila),
uno de los muchos puntos que emplea Caramucel para hacer el seguimiento de anfibios.

Cartel informativo sobre los anfibios que habitan en el parque regional.
Caminando por el cordel dirección a la Cueva de la Excomunión.

La vía pecuaria también fue empleada para caminar entre Jumilla y Fortuna





Cueva de la Excomunión (Parque Regional Sierra de la Pila, Abarán).



Hablando de aspectos geológicos e históricos de la cueva.


No hay comentarios:

Publicar un comentario